Leer nos hace más felices o, ¿más infelices?

“La lectura nos hace más felices y nos ayuda a afrontar mejor nuestra existencia”, así lo afirma un estudio elaborado por la Universidad de Roma III en el que han concluido a partir de 1.100 entrevistas, que los lectores están más contentos y se sienten más motivados que los no lectores.

Yo lo tengo claro. Cuando leo  viajo, vuelo, siento que mi mente se expande.

¿Qué experimentamos cuando nos sumergimos en una historia?, ¿nos sentimos identificad@s con los personajes de la novela?, ¿nos traspasan aprendizajes de esos que nuestro cuerpo, mente y alma necesitan, o quizá, ¿nos recuerdan cosas esenciales?, tal vez olvidadas…

Será que, ¿la realidad siempre supera a la ficción?

Me gustan las historias para perderme por la noche, me gustan los libros de bolsillo, me gusta la poesía, me gusta todo aquello que sacie mi sed a preguntas que siguen sin respuesta. Y acepto aquellos libros que siguen en mi estantería esperando ser retomados una vez más… Pero lo que más me gusta, es llevar dos o tres libros en rueda.

Creo mi propia película, empiezo a delirar y a empatizar con los protagonistas de la historia, lo cual me ayuda a entender la vida con perspectiva, me invita a autoexplorarme, pero sobre todo me da pautas para entender las señales de los demás.

Leer a los grandes escritores te hace una persona más preparada a la hora de vivir, crear, trabajar y tomar decisiones más reposadas.

Hace repensar a tu mente.

Te desafía.

Te alienta.

Te sustenta.

“Un drama vital siempre puede expresarse mediante una metáfora referida al peso. Decimos que sobre la persona cae el peso de los acontecimientos. La persona soporta esa carga o no la soporta, cae bajo su propio peso, gana o pierde. Pero ¿qué le suecedió a Sabina?. Nada. Había abandonado a un hombre porque quería abandonarlo. ¿La persiguió él? ¿Se vengó? No. Su drama no era el drama del peso, sino el de la levedad. Lo que había caído sobre Sabina no era una carga, sino la insoportable levedad del ser”
“Porque amar significa renunciar a la fuerza”
Milan Kundera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *